En algunas ocasiones lo hacen aparatosamente (p.e. cuando en alguna reforma rompen una tubería de agua con presión), pero casi siempre las patologías y lesiones ocasionadas por las instalaciones del edificio aparecen de forma lenta y discreta a lo largo del tiempo, ocasionando daños que a veces pueden ser sumamente graves y que incluso pueden poner en peligro la estabilidad del edificio (p.e. las fugas en los sistemas de saneamiento pueden lavar las tierras donde apoya la cimentación hasta provocar la ruina del edificio)

Arquetas: son propensas a la sedimentación de materia sólida en las esquinas por falta de bruñido, falta de esquinas redondeadas o falta de canalillo. La ausencia de registro impide un correcto mantenimiento.

Colectores y albañales: Debido a la reducción de velocidad de los residuos, la posibilidad de sedimentación y obturación de la tubería es mayor. La falta de pendiente necesaria así como un dimensionado incorrecto pueden originar la obturación. Un excesivo número de registros ralentiza igualmente la evacuación.En caso de disponer de poca pendiente para los colectores, es conveniente acumular ésta en los tramos más alejados de los bajantes, ya que los tramos cercanos a estos se verán favorecidos por la velocidad de caída de los líquidos por las bajantes.

Estas imágenes pertenecen a una peritación que realizamos en Madrid. Se trataba de un edificio nuevo donde se repetía en los pasillos de las viviendas el mismo defecto en el solado de tarima flotante: las piezas habían contraído en invierno abriendo las juntas del solado. Se levantó el solado en algunos de los pasillos y se comprobó que las tuberías de calefacción estaban pobremente aisladas y casi en contacto con la cara inferior del solado. A pesar de ser el tablero de fibra media con el que estaba fabricada la tarima, un material bastante estable dimensionalmente tiene una alta higroscopicidad (capacidad de los materiales para absorber la humedad).

Al colocar el pavimento el material debía tener un alto grado de humedad. Las lamas se montaron y se trabaron entre sí con el propio sistema de machihembrado que traen. Pero al poner por primera vez en régimen la calefacción las lamas del pasillo fueron sometidas a un fuerte y repentino secado que las contrajo reduciendo su longitud separándolas en sus uniones de testa donde tienen la traba es más débil que lateralmente.

Deterioro de luminarias: la mayor pérdida de luz es generalmente debida al polvo o suciedad acumulado en la lámpara y en las superficies de la luminaria que deben controlar el flujo luminoso, ya sea por reflexión o difusión. Aún cuando se realice una limpieza de las luminarias, se producirá un decrecimiento global del flujo de iluminación debido al deterioro producido en las superficies reflectantes y a los materiales de transmisión. Por ejemplo una superficie reflectante vitroesmaltada tendrá un grado de depreciación más bajo que una superficie reflectante esmaltada al horno. También hay que tener en cuenta que los materiales refractantes y difusores de poliester amarillean más rápido que los materiales acrílicos.

Otros factores que influyen en la disminución del nivel de iluminación de una instalación son:

  • Disminución del flujo luminoso de las lamparas a medida que estas envejecen.
  • Ensuciamiento de las superficies del espacio iluminado (paredes, techos, suelos).
  • Envejecimiento de las superficies del local